Wednesday, October 19, 2016

Montan “Romeo y Julieta” en versión danza árabe

La Academia de Danza Andalucía pondrá en escena hoy una versión del clásico de Shakespeare “Romeo y Julieta” que combina danza árabe, comedia y drama.

La función tendrá lugar en el teatro Achá, a las 19:30. Las entradas se venden a 40 y 70 bolivianos. Para más información, los interesados pueden llamar al teléfono 70192604.

Procedente de la ciudad de La Paz, la academia está especializada en danzas árabes y españolas. Para la puesta en escena de “Romeo y Julieta” ha reunido un elenco de 40 bailarines, en su mayoría paceños, pero con alguna presencia cochabambina. De Cochabamba participan danzarines de la escuela Racks Habibi.

MONTAJE La preparación de “Romeo y Julieta” le demandó a la academia unos cuatro meses de trabajo, precisa su directora, Ingrid Gutiérrez.

La pieza está basada en el conocido drama del autor inglés William Shakespeare, pero para su montaje ha sido adaptada al estilo de la Academia de Danza Andalucía, que es árabe. “Las danzas que hemos usado son netamente árabes y hay algo de folclore egipcio”, apunta Gutiérrez.

La obra de teatro original se desarrolla en la ciudad italiana de Verona, mientras que esta versión árabe se ambienta en la ciudad de Said, en Egipto. “Por eso usamos danzas folclóricas egipcias y también un poco de Belly Dance, que es la danza árabe estilizada”, complementa la directora.

A decir de la también coreógrafa, algo que debe resaltarse es que aunque “Romeo y Julieta” ha sido ejecutada en distintos estilos danzísticos, “la versión que nosotros ponemos en escena no se ha hecho nunca antes, pues combina comedia, drama y danza”. El desafío ha sido contar esta conocida historia “bailando, con movimientos del cuerpo únicamente”, añade.

Al elenco de baile se sumará un ensamble musical que interpretará algunas de las melodías que se escucharán y danzarán.

En la obra intervienen el bailarín Diego Álvarez, que interpreta a Romeo, y la bailarina Brenda Gonzales, en el papel de Julieta. Además de danza árabe, ambos tienen formación en danza clásica y jazz.

Todo el elenco lleva años preparándose en danza clásica, jazz y árabe.

A lo largo de sus 10 años de vida, la escuela ha presentado exitosamente varias obras, dice Gutiérrez. Piezas como “El clon”, “Tren leyendas egipcias” y “Las mil y una noches” llegaron a voltear taquilla del teatro Municipal de la ciudad de La Paz.

Tuesday, October 11, 2016

EXPORTANDO MÚSICA, TELENOVELAS Y… ABSURDOS VIRALES Fiebre asiática



Tras el estancamiento de las ventas de productos como los vehículos y los teléfonos inteligentes, Corea del Sur y Japón se diversifican para continuar llegando con sus largos tentáculos a todo el mundo.

Por un lado, el fenómeno de la música K-pop y las telenovelas es liderado por los coreanos, que tienen una legión de fanáticos americanos, y Bolivia no es la excepción.

Por el otro, los japoneses han colocado recientemente en la cima de los éxitos a un suceso que amenaza con destronar al rapero coreano Psy, el de la recordada canción “Gangnam Style”, que tuvo 2.500 millones de reproducciones en Youtube; fue, de hecho, Su video fue, de hecho, el más visto de esa popular plataforma.

Se trata del “Pen Pineapple Apple Pen”, de DJ Piko Taro, un verdadero suceso mundial calificado como un “absurdo viral”, seguramente, por su letra y por el baile del actor japonés Kazuhiko Kosaka que canta en inglés lo siguiente:

“Tengo un bolígrafo; tengo una manzana; ¡un boli-manzana! / Tengo un bolígrafo; tengo una piña; ¡un boli-piña! / Boli-manzana; boli-piña; boli-piña-manzana-bolígrafo”.

Un sustituto

Corea del Sur, especialmente, busca aumentar las ventas de sus productos culturales fuera de Asia para suplir el estancamiento en las exportaciones de vehículos y teléfonos inteligentes de última generación, un nicho que la undécima economía del mundo considera que comienza a agotarse.

El pasado octubre, cinco jóvenes integrantes de la exitosa banda surcoreana Big Bang convocaron a 16.000 seguidores en un concierto en Ciudad de México, donde demostraron que el K-pop, el pop electrónico de origen surcoreano, empieza a ser un fenómeno global.

Música y telenovelas

Las fronteras físicas, culturales y lingüísticas no han impedido que el K-pop y las producciones televisivas dejen de ser una moda meramente asiática y se popularicen en lugares como Argentina, donde se celebró en julio la versión latina del K-pop World Festival, o Canadá, uno de los países en los que el fenómeno comienza a tener más éxito, según los datos de las autoridades del país.

Las exportaciones relacionadas con la denominada 'ola coreana' (cultura contemporánea de Corea del Sur) alcanzaron en 2015 los 8 billones de wones (unos $us 7.150 millones), lo que supone un aumento del 2.2% respecto al año anterior y contrasta con la caída de un 8% registrada en el conjunto de exportaciones de ese país.

El término 'ola coreana' (“Hallyu” en coreano) fue acuñado a final de la década de los noventa del siglo pasado por la prensa china, para referirse a la popularidad que estaban ganando las telenovelas surcoreanas en el país asiático y, desde entonces, su crecimiento ha sido imparable.

Por ejemplo, la exportación de películas coreanas se disparó en 2015 un 222% respecto a 2014, mientras que la de las series de televisión y la música creció un 30.7% cada una, según datos publicados por el Gobierno.

“Es el momento de que la producción coreana, que tiene mucho potencial, se expanda. Tenemos que mirar fuera e internacionalizarnos, ya que nuestro obstáculo es que la demanda nacional es pequeña”, explicó en una entrevista con medios internacionales Kang Myung-shin, directora del centro de Convergencia Cultural de Corea del Sur, un organismo de apoyo a nuevos creadores.

Parque temático

Para ello, Corea del Sur construye al norte de la capital, Seúl, un gigantesco parque temático de 302.000 metros cuadrados dedicado al K-pop y a las series de televisión nacionales que estará terminado en torno a 2019.

Este complejo, cuya construcción comenzó el pasado mes de mayo, ofrecerá conciertos del exitoso género K-pop “365 días al año”, clases de maquillaje para promocionar la potente industria cosmética del país, espectáculos de gestas históricas o simuladores de realidad virtual, detalló un portavoz del K Valley.

El K Valley será un escaparate de la cultura coreana y atraerá, según sus estimaciones, a unos 5 millones de visitantes al año, la mayor parte de ellos procedentes de China, Japón y los países del sudeste asiático.

Aunque en la actualidad las producciones coreanas triunfan en la región, la primera serie de televisión en alcanzar el éxito internacional fue “Una joya del Palacio”, de 2003, un drama histórico sobre la primera mujer médico en la corte coreana que se emitió en México y Perú, entre otros países.

La última serie en destacar por su audiencia fue “Descendientes del sol”, estrenada el pasado mes de febrero, con una trama romántica entre un militar y una doctora destinados a un país de Europa del Este y que, debido a su contundente éxito internacional, será adaptada en un largometraje en China.

Curiosamente el 71% de la audiencia de estos dramas televisivos en Estados Unidos no es de origen asiático, según datos proporcionados por las autoridades surcoreanas. Las telenovelas coreanas se han convertido también en un reclamo para animar a sus seguidores a visitar el país.

De hecho, el set en el que se rodó “Descendientes del sol” será convertido en una atracción turística que recibirá unos 3.000 visitantes al día a partir de agosto y los estudios de MBC, la cadena pública surcoreana, atraen a cientos de turistas —la mayoría adolescentes— al día gracias a sus culebrones.

En cuanto al panorama musical, las bandas como Big Bang, que alternan el coreano con el inglés en sus canciones a medio camino entre la electrónica y el hip hop, ya cuentan con clubes de fans en países hispanohablantes como, por ejemplo, Argentina o Chile.

Con Psy comenzó todo

Con ensayadas coreografías, estilismos que incluyen pantalones pitillo, gorras y estampados de leopardo y un aspecto andrógino y musculado, los miembros de Big Bang entonan sus canciones enlatadas en escenarios de todo el mundo.

Sin embargo, antes de que esta banda masculina alcanzara el éxito, el rapero Psy puso a Corea del Sur en el mapa cultural y mediático gracias a las 2.500 millones de reproducciones en Youtube que registró su canción “Gangnam Style”, que llegó a ser el vídeo más visto de la plataforma.

“Gangnam style”, lanzada en el año 2012, se convirtió en el primer video de la historia en alcanzar los 1.000 millones de visionados en Youtube, aunque la canción se alejaba de los estereotipos del K-pop y era una parodia sobre lo que significa ser rico en la hiperdesarrollada Corea del Sur.

Detrás de los éxitos surcoreanos se encuentran las agencias de talentos del país asiático, en donde la disciplina, el trabajo y el esfuerzo son valores muy arraigados en la sociedad. Los artistas reclutados por estos cazatalentos, a veces procedentes de otros países como Estados Unidos o China, son entrenados en clases de canto, de baile, de lenguas extranjeras, de expresión o incluso de interpretación, antes de convertirse en ídolos del K-pop, un género en el que no hay espacio para la espontaneidad.

Este entrenamiento, que en ocasiones se alarga años antes del debut de los artistas, en ocasiones da sus frutos en forma de éxito internacional, como en el caso de la citada Big Bang y otras que están a punto de dar el salto internacional.

Un nuevo “absurdo”

En el caso de la japonesa “Pen Pineapple Apple Pen”, las webs especializadas comentan que este material de YouTube tiene todos los ingredientes para ser un fenómeno viral: letra absurda, baile hilarante, pocos segundos y sonido adictivo. Por eso, los usuarios no han tardado en crear parodias y burlas del tema popular.

Su gran mérito es lo pegadizo de la canción. Hasta el fin de semana pasado, el video en la cuenta de Facebook del portal 9GAG tenía alrededor de 55 millones de reproducciones. •